Hierve la cáscara de naranja agria y tómala por las noches

La naranja es una de las frutas que más se consumen en todo el mundo. Aunque algunos no lo saben, la cáscara de naranja es fuente de una amplia variedad de nutrientes que benefician la salud.

Su sabor no es tan agradable como el de la pulpa o el jugo, sus compuestos activos son razones suficientes para considerar incorporarla a nuestra dieta.

Además, aunque son un poco amargas, existen muchas recetas en las que se pueden agregar las cáscaras de naranja para disfrutar un exquisito toque cítrico.

La cáscara de naranja agria tiene ropiedades antiinflamatorias y analgésicas. La diosmina, otro de los componentes de la cáscara de naranja junto a la hesperidina, reducen el edema que produce la obstrucción venosa.

El aceite esencial de la cáscara de naranja Citrus sinensis tiene actividad antimicrobiana y anticancerígena.

Los fitoquímicos y flavonoides que contiene la cáscara de naranja la convierten en un remedio natural contra los descontroles en el colesterol.

Estos antioxidantes limpian las arterias y previenen la formación de la placa lipídica que provoca obstrucción y coágulos.

La piel de naranja contiene hasta 10 veces más vitamina C que el zumo y, por lo tanto, es una de las mejores aliadas para fortalecer el sistema inmunitario.

prevenir enfermedades respiratoria como: Bronquitis, Resfriado, Gripe, Alergias, Asma, Cáncer de pulmón.

Este ingrediente es bajo en calorías, contiene fibra y cuenta con propiedades desintoxicantes que ayudan a bajar de peso.

Puede preparar un Té con la cascara de naranja agria.

para su elaboración únicamente deberás cortar la piel de la naranja en diferentes trozos, y mezclarlos con agua tibia, dejándolos reposar durante unos 15 minutos aproximadamente.

Si el sabor no termina de convencerte, puedes probar a hacer un té de jengibre y cáscara de naranja.